Blogia
El Viejo Rincón De Gromit

NAVIDAD: Día 4

Si llegas ahora, llegas unos cuántos días tarde: DÍA 1, 2 y 3.


La Navidad se caracteriza entre otras muchas cosas, por las COMIDAS FAMILIARES-NAVIDEÑAS. Durante estas comidas la familia se saluda, se besa, se hace fotos y lo más importante, sus miembros se sientan alrededor de una mesa unos enfrente de otros a dialogar. En unas ocasiones más acaloradamente que en otras. Y por si no lo habéis cogido, lo que menos importa en estas celebraciones es comer, aunque siempre hay algún miembro de la mesa de celebración que ha estado preparándose durante 364 días para este momento y por tanto, se harta a comer.
Pero el caso es que para este momento de recogimiento familiar tenga lugar, debe de darse un proceso anterior que no es otro que la preparación del banquete. Todo comienza con la compra de los ingredientes para la elaboración del menú. Y siempre, siempre (y esto es importante) debe de comprarse un 33% más de lo que realmente se prevé que se va a necesitar. Así, cuando se ponga encima de la mesa el plato elaborado, tan sólo se apreciará un montón de comida, los comensales verán lo generosa que es la cocinera, les entrará la comida por los ojos, y luego comerán menos de lo que deberían. ¿Qué se consigue con ello? Que sobre comida, parte fundamental de la Navidad como veremos otro día.
Decíamos que estábamos de compra en la tienda. ¿Qué debemos comprar? Langostinos. Siempre debe haber langostinos en la mesa. Y si hay langostinos debe de haber salsa rosa o mayonesa. Y paté. Siempre debe haber paté. Y si hay paté, tiene que haber panecillos tostados para untar. Y si hay langostinos y paté, raro sería que no hubiera jamón serrano. No voy a seguir porque lo que pretendo demostrar es que hay que comprar de todo. TODO. Y no vale decir “es que de esto ya tengo en casa”. No. Tu compra más que nunca sabes lo que la gente va a comer (realmente lo sabes, pero así te sobrará, que de nuevo es el fin último de la Navidad).
Y por fin, estamos en la cocina con todos los ingredientes. Pues a cocinar. Y no vale hacerlo el mismo día. No, craso error. La comida debe prepararse con antelación suficiente como para que repose con tiempo en las mesas auxiliares que se han tenido que montar en la cocina para dejar la comida hasta que llegue el momento de comerla. ¿Cuándo se sabe que se está preparando la cena de Navidad en una casa? Cuando llegas a la cocina y está todo preparadito y presentado desde el día antes.
El arte de los banquetes navideños como veis requiere de un profundo estudio previo. No vale con cualquier cosa. A pesar de que Gromitillo prefiera con un filete con patatas para cenar.

Ciudad Sin Ley

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Roberto Leal Díaz -

jajajaj anecdotas de navidades, jajajjaa los langostinso claro esta q no pueden faltar jajaj son mi punto debil, una fuente es para mi solo jajajja
felices fiestas gromit!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres